Un 24 de noviembre pero de 1991 fue la última vez que el cantante de Tanzania, Freddie Mercury daría su último suspiro en su casa ubicada en Kensington, Londres; esto no sólo provocaría tristeza a su familia y amigos, sino también a todos los millones de fanáticos de todas partes del mundo.

Fuente: Getty

El líder de la banda Queen, cuyo verdadero nombre era Farrokh Bulsara se destacó por ser extrovertido en los escenarios, lo que le ayudó a emocionar y dirigir a miles de sus seguidores pero también su voz de rango barítono el cual podía pasar sin ningún problema a tenor, fue uno de sus sellos más característicos.

Mercury junto con el grupo inglés tuvieron éxitos como “Bohemian Rhapsody”, “We are the champions”, “We will Rock You” , por lo que la Revista Rolling Stone colocó al cantante en el número 18 de los 100 mejores cantantes de la historia.

Fuente: Getty

Y debido a la conmemoración del fallecimiento de Freddie Mercury, recientemente se descubrió que “Don´t stop me now”, sencillo de Queen es una de las canciones más felices de acuerdo a un estudio realizado en conjunto por la compañía Alba y del neurocientífico cognitivo Jacob Jolij.

“Prácticamente todas las canciones felices están compuestas en tonalidad mayor (salvo contadas excepciones), y todas ellas tienen un ritmo superior en 10 pulsaciones por minuto al de una canción estándar de pop” explicó el especialista en entrevista .

Con esto se demuestra el legado que dejó el cantautor .

via GIPHY