Justin Bieber se desesperó de los gritos de sus fans y dejó escenario después de haberles pedido que se callaran.

La semana pasada el cantante canadiense tuvo un concierto en Londres en el que le dijo a la gente que su euforia era desagradable y les pidió si podían demostrar su afecto de manera diferente.

Además en su siguiente concierto también en Inglaterra, se desesperó tanto que le ofreció el micrófono a una fan, insinuando que no lo dejaba expresarse sobre el significado que le da a su gira “Purpose Tour”.

Sin embargo, la desesperación de Bieber llegó al límite el domingo pasado en Manchester debido a que se retiró del escenario porque sintió que sus fans no lo escuchaban. Ahora sus fans tendrán que ser cautelosas en sus conciertos para que el cantante no les haga un nuevo desplante.