sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, Venezuela, Nicolás Maduro, crisis en Venezuela

Estados Unidos prepara nuevas sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela como parte de la estrategia para convencer al gobierno de que la salida de la crisis que sufre el país sudamericano hoy en día depende de una negociación exitosa con la oposición.

Según el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Thomas Shannon, estas medidas pretenden presionar al gobierno venezolano para que alcance un acuerdo con la oposición, única salida de la crisis que atraviesa el país sudamericano.

Fuente: Getty

“Desde nuestro punto de vista, las sanciones son parte de la fuerza para convencer al gobierno de que la salida de la crisis que sufre Venezuela hoy en día depende de una negociación exitosa (con la oposición)”, afirmó Shannon durante un encuentro con representantes del gobierno español en Madrid.

Aclaró que las sanciones no son para el país, sino para los funcionarios del gobierno venezolano que “han realizado hechos de violencia contra el pueblo”.

Shannon indicó estar interesado en trabajar con España para aplicar más sanciones a Venezuela desde la Unión Europea (UE), al considerar que el gobierno español ha tenido un importante rol en el caso de Venezuela.

“Estamos coordinando nuestras acciones diplomáticas para crear una red de sanciones contra el gobierno de Venezuela y, especialmente, contra personas o miembros del gobierno que han participado en violencia contra el pueblo de Venezuela o contra el proceso democrático para facilitar las posibilidades de un diálogo entre el gobierno y la oposición”, aseguró.

Fuente: Getty

El gobierno del presidente Donald Trump ha acusado varias veces a Maduro de haber instaurado una “dictadura” en Venezuela con el apoyo de una Asamblea Nacional Constituyente totalmente oficialista, cuya elección Washington considera fraudulenta, y que rige con poderes absolutos desde agosto pasado.

Estados Unidos ya ha impuesto sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, además de prohibir a ciudadanos estadunidenses negociar deuda con el gobierno venezolano y su estatal petrolera PDVSA.