Reseña de Luca
Fuente: Pixar

El verano está a la vuelta de la esquina, y queda claro que es una de las épocas favoritas en la infancia, ya sea por las vacaciones o la sensación de libertad, con esa imagen en mente es que se debe leer la siguiente reseña de ‘Luca’.

La película de Pixar se las arregla para transmitir ese alegre sentimiento veraniego, su corazón puro, sus colores cálidos y sus impresionantes imágenes engloban todo lo bello de la estación que representa, convirtiéndola en una de las películas más encantadoras de Pixar en años.

‘Luca’ está basada en la infancia del director Enrico Casarosa, sigue la historia de un joven monstruo marino, que le da nombre a la película y tiene la voz de Jacob Tremblay, que vive frente a la costa de Italia, cerca de un pueblo lleno de gente aterrorizada por su especie.

El protagonista conoce a otro monstruo marino, Alberto, la voz de Jack Dylan Grazer, y aprende que la vida en la superficie no es tan mala, sobre todo porque los monstruos marinos adoptan la apariencia de los humanos cuando salen del agua.

En un intento de alejarse de sus controladores padres, Luca se dirige a la ciudad de Portorosso con Alberto, donde se hacen amigos de una chica llamada Gulia e intentan ganar un concurso anual de verano.

‘Luca’ no parece exactamente una película tradicional de Pixar, aunque se habla de la amistad improbable no tiene los conceptos metafísicos, ni las emociones que la gente asocia con el estudio.

La animación es tan asombrosa como la que se espera del estudio de Disney, pero esta película no hace pasar por una crisis existencial cuando piensas en su argumento, ni hay un giro argumental desgarrador en el tercer acto que te haga llorar durante el resto de la película, sólo evoca a la nostalgia y al mejor verano de la infancia.

Esta es una película sobre el descubrimiento, la amistad y la empatía. Trata sobre la celebración de lo que hace a la gente diferente y sobre la alegría que sólo se puede encontrar a través de las aventuras veraniegas, es ahí donde destaca por su capacidad para transmitir esa alegría.

Para concluir la reseña de ‘Luca’ sólo resta decir que sería infinitamente mejor verla en una sala de cine, escapando del calor del verano y disfrutando junto a desconocidos, pero al final es una película llena de alegría y asombro, que te deja sonriendo horas después de verla, sintiéndote de nuevo como un niño en el verano.

‘Luca’ ya está disponible en Disney+ sin ningún costo adicional, en caso de no contar con suscripción, da click aquí.