David Davies, ministro para el Brexit (acrónimo con el que se conoce el proceso para la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), afirmó hoy que no pagará la suma millonaria de 100 mil millones de euros (poco más de 109 mil millones de dólares) para abandonar la mancomunidad.

“Queremos las (cifras) legales, no los deseos de la Comisión (Europea)”, dijo en una entrevista a la televisora local ITV el ministro del gobierno británico a cargo de las negociaciones para salirse del bloque de naciones, además de que no están dispuestos a pagar dicha cifra que ha sido publicada en la prensa.

Al preguntarle de forma directa si Reino Unido pagaría 100 mil millones de euros el ministro respondió: “No vamos a pagar 100 mil millones de euros”.

Fuente: Getty

La prensa británica señaló que la factura del Brexit, es decir las cuentas pendientes por pagar, tendrían un costo de entre 60 mil y 100 mil millones de euros.

Entretanto en Bruselas, el negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, aseguró que es “una ilusión” pensar que la salida del Reino Unido será rápida y sin dolor, pero por el momento, el funcionario europeo se negó a dar una cifra aproximada del costo del Brexit.

“No hay una cifra porque hay varias estimaciones. Primero tenemos que saldar las cuentas pasadas y hasta que no nos sentemos a definir la metodología no podemos dar una cifra exacta”, refirió.

Barnier se apresuró a decir que “no hay una factura del Brexit, ni tampoco es un castigo”, sino que se trata de pagar los compromisos financieros adquiridos con la UE como cualquier otro de los países miembros.

Las negociaciones aún no comienzan, pero la postura de Bruselas es que la salida será complicada, llena de tecnicismos, y que ya se encuentran “contrarreloj” para iniciar el proceso de ruptura.

Para la Comisión Europea, es una prioridad garantizar que los ciudadanos europeos que llevan cinco años en Reino Unido pueden quedarse, mientras que Gran Bretaña no se ha pronunciado al respecto, dejando en el limbo la situación legal de unos tres millones de residentes europeos.

La estrategia de 12 puntos que dio a conocer May en enero pasado incluyen la salida definitiva del mercado común, retomar control de las fronteras y de la inmigración, defender los derechos de los británicos en la UE y renegociar un acuerdo comercial con el bloque de naciones.