El partido entre los Green Bay Packers en contra de los Atlanta Falcons, era un espectáculo entre Matt Ryan y Aaron Rodgers, también era el primer partido de los Falcons en el estadio “Mercedes – Benz”

Pero esta vez la historia no sería diferente, Matt Ryan lanzaría pases certeros, como en el primer cuarto, le lanzó un pase a Julio Jones, avanzando 22 yardas.

Después de esa jugada, los Falcons avanzarían y anotarían con una carrera de Devonta Freeman.

Pero los Packers no se quedarían los ganas de anotarles a los Falcons. Montgomery hace un touchdown y empatarían el partido.

Los Falcons seguían avanzando y nuevamente el corredor mejor pagado de la NFL, Freeman anota para poner touchdown adelante a los Falcons.

Tevin Coleman anotó dejando el marcador 7-24 para el segundo tiempo.

Regresando del medio tiempo, los Falcons no bajaron la guardia y volvieron a anotar después de fumblear Rodgers.

Pero no todo estaba perdido para los Packers, Crosby le dio tres puntos al equipo después de fallar las tres oportunidades de touchdown.

Los Packers resurgieron como el Ave Fénix, Rodgers, Davante Adams anota y pone el marcado 16-24.

El juego ya estaba terminando, pero Montgomery quería seguir sumando, anota desde la yarda uno, pero no les alcanza para ganar el partido.