los 13 hermanos encadenados, Hallan a 13 hermanos encadenados por sus propios padres, 13 hermanos prisioneros, 13 hermanos vivieron en cautiverio,
Después de años sufriendo torturas por parte de sus propios padres, se revelan los primeros detalles de la vida de los los 13 hermanos encadenados en California, Estados Unidos.

El mundo entró en shock con la noticia: una decena de hermanos fueron rescatados del secuestro en el que los mantenían sus propios progenitores. Las dudas respecto al caso solo aumentan con el pasar de los días pero hasta hoy, ya se sabe cómo vivían los 13 hermanos encadenados por sus padres.

Todo comenzó cuando una de las hijas, de 17 años, escapó de la casa donde estaban atrapados ella y sus 12 hermanos para llamar al 911 y pedir auxilio en California, Estados Unidos.

Las edades de los 13 hermanos encadenados oscilan entre los 30 y 2 años

La policía declaró a la los jueces que debido al estado de descuido y desnutrición que se encontraba, pensaron que la joven que logró salir tan sólo tenía unos 10 años.

Cuando los elementos policiacos llegaron a la casa, lo que vieron era una casa del terror en la vida real: 3 aparentes menores de edad estaban encadenados a sus camas en un lugar que carecía de los servicios básicos sumergidos en la obscuridad.

El lugar era peor que una prisión

Quienes rescataron a las víctimas han declarado que la casa era incluso peor que una prisión, pues los hermanos vivían en un lugar completamente antihigiénico, donde dormían entre desperdicios y desechos humanos.

El estado en el que se encontraban los hermanos era deplorable, pues lo oficiales pensaron que todos eran menores de edad debido a su aspecto pequeño, pero se equivocaban, ya que uno de los encadenados es un joven de 22 años y otra de las víctimas es una mujer de 29.

David Allen y Louise Anna Turpin, ”padres” de los 13 hermanos encadenados

Los 13 hermanos encadenados han sido llevados a hospitales para tratar sus heridas y desnutrición, mientras que sus padres (si se les puede llamar así), David Allen Turpin, de 57 años, y su esposa, Louise Anna Turpin, de 49, están bajo arresto y de comprobarse todos los cargos, podrían enfrentar cadena perpetua.

Había evidencias de que algo extraño pasaba en esa casa

La vivienda está ubicada en una pequeña localidad al sureste de Los Ángeles y por fuera parecería un hogar completamente normal. Sin embargo, expertos afirman que había indicios de que en ese lugar pasaba algo aterrador.

Exterior de la casa de los Turpin

Las primeras pistas del horror donde vivían los hermanos estaban a la vista de todos: adornos de navidad que nunca se quitaban, ventanas completamente tapadas que nunca se abrían, platos de comida para mascotas en una casa donde jamás se escuchó un ladrido o maullido y el evidente desorden permanente que se llegaba a ver por las pocas ventanas sin tapar.

Todo esto debió alertar a los vecinos de algo extraño, pero nunca pasó.

Ventanas cerradas y tapadas con material oscuro
Los vecinos aseguran que jamás vieron un perro o gato que viviera en la casa
Un desorden que nunca cambiaba
Adornos navideños que nunca se quitaban de las ventanas frontales

Además, la hermana de la acusada, quien ya ha hablado con varios medios de comunicación y con las autoridades, afirma que la última vez que vio a Louise fue hace 19 años.

Elizabeth Jane Flores nunca podía ver a sus sobrinos, pues Louise no se lo permitía. Él único contacto que tenía con la familia era por teléfono.

Incluso, la tía de las víctimas afirma que en más de una ocasión, ella y sus padres habían viajado hasta California para ver a su familia, sin embargo, siempre se encontraron con puertas cerradas.

“Algo no parecía correcto sobre su crianza, pero nunca hubiera sospechado algo así”, señaló Flores.

“No dejaban que nadie los visitara y no sabíamos su dirección (…) Hablamos por teléfono de vez en cuando, pero cada vez que pedía hablar con sus hijos, ella no me dejaba”, agregó la mujer de 41 años, residente de Cleveland.

Cadenas, suciedad y hambre: así vivían los los 13 hermanos encadenados

La historia sólo empeora. Las víctimas contaron a las autoridades que las torturas y castigos comenzaron hace muchos años, cuando sus padres optaron por atarlos primero con cuerdas.

Meses después de comenzado el secuestro, una de las víctimas pudo escapar y el castigo fue peor, pues los comenzaron a amarrar con cadenas y candados.

Los 13 hermanos encadenados ni siquiera eran liberados de sus ataduras para ir al baño; mucho menos para comer, ya que sus padres compraban comida y la ponían en el mostrador para que los niños la miraran.

Louise Anna Turpin, de 49 y madre biológica de los 13 hermanos encadenados | Fuente: Reuters

“Supuestamente eran educados en el hogar, pero los niños carecían incluso del conocimiento básico de la vida, muchos no sabían lo que era un oficial de policía”, comentó Mike Hestrin, distrito del condado de Riverside.

El caso se pone cada vez más desgarrador: la única actividad que se les permitía a los hermanos era escribir en diarios.

Ahora la policía analiza dichos escritos, en los cuales se relatan las pesadillas por las que pasaron, para utilizarlo como evidencia en los futuros juicios a los padres, a quienes además se les comprobó la paternidad biológica de los 13 hermanos.

David Allen Turpin, de 57 años, enfrenta un cargo más que su esposa | Fuente: AFP

No están locos, es maldad pura

El fiscal informó que los castigos incluían golpizas frecuentes e incluso estrangulamiento.

Lo anterior podría provocar que David y Louise Turpin enfrenten penas de 94 años de prisión por 12 cargos de tortura, 13 de abuso y 12 de falso encarcelamiento, mientras que el padre además se le puede imputar un cargo de acto lascivo contra uno de sus hijos, de 14 años, indicó el fiscal.

Ambos, esposados de manos y pies, se declararon no culpables de todos los cargos en una audiencia en la que se mostraron tranquilos.

Durante el primer juicio, estos ”padres” se mostraron tranquilos a pesar de la posible cadena perpetua que les espera | Fuente: AFP

Los primeros exámenes psicológicos indican que ni David ni Louise sufren de alguna enfermedad mental y las torturas perpetradas a sus hijos tampoco se relacionan con alguna creencia religiosa o secta.

De hecho, David Turpin tenía una cuenta de Facebook donde parecía estar orgulloso de su numerosa familia, pues había un sin fin de fotografías con todo el clan Turpin posando ”felices”, incluso hay una captura en Disney.

Al respecto de Disney, la policía encontró una gigantesca colección de películas donde muchos de los títulos pertenecen a la compañía de películas infantiles.

La próxima audiencia en la corte será el próximo 23 de febrero. Su fianza fue fijada en 12 millones de dólares para cada uno.

Sorprende la cantidad de películas de Disney que hay dentro de esta casa del terror | Fuente: AFP