Leni Riefenstahl
Conoce a Leni Riefenstahl, la joven nazi que cambio el rumbo del séptimo arte

Un día como hoy, pero de 1902 nació una cineasta que cambió el rumbo del cine abordando uno de los temas más delicados de la historia. Leni Riefenstahl sorprendió con sus actuaciones, pero también con su capacidad de dirección impactando a todos los espectadores de la época.

Su experiencia fue clave en la difusión de mensajes propagandísticos del partido Nazi, pero de no estar su imagen asociada con su preferencia política, hoy también sería recordada por su capacidad, esto en una etapa donde la mujer no tenía las mismas oportunidades.

Fuente: Cinema Universe

Leni Riefenstahl actuó, dirigió y fue pionera en contar historias impactantes más allá de la cámara.

Ejemplo de ello es el filme ‘Olimpiada’ que fue dividida en dos partes para su distribución en salas, sobre todo porque marcó un antes y un después en el concepto de documental en el séptimo arte.

Su talento fue comparado con el de grandes cineastas como Orson Welles y Alfred Hitchcock.

Al mismo tiempo es  un personaje un tanto incómodo por sus políticas e ideas morales.

Los años treintas y cuarentas eran una luz para el cine de los hombres en el que se realizaron grandes obras como ‘The Man Who Knew Too Much’ (1934) de Hitchcock y ‘The Magnificent Ambersons’ (1942) de Welles.

Leni Riefenstahl fue una de las mejores cineastas del siglo XX, su inspiración por el cine surgió cuando vio el filme ‘Acorazado Potemkin’ y poco a poco se fue arriesgando para realizar escenas y tomas más dinámicas a través de su lente.

Leni Riefenstahl sabía que el arte le llamaba, en sus comienzos intentó ser bailarina pero una lesión de menisco frustró su camino en la danza.

Asertivamente pudo incursionar en el cine, primero como actriz y después como directora, siendo ‘La luz azul’ su obra maestra, la primera en ser premiada en la Mostra Venecia catapultándola a la fama internacional.

Adolf Hitler al ver la cinta se convirtió en fanático de la bella joven, incluso pidió conocerla y tuvo un encuentro con él.

Fuente: Cinema Universe

Mientras otros cineastas como Fritz Lang y Robert Wiene buscaban el éxito, Leni, gracias al doctor Goebbels, se convirtió en la cineasta número uno del nuevo régimen.

Fue tan buena la impresión laboral de la directora que el mismo Hitler la invitó a grabar ‘La victoria de la fe’ (1933) y ‘El triunfo de la voluntad’ (1936) y obtuvo premios como la Medalla de Oro de Bienal de Venecia.

Para el dictador, la chica representaba a la mujer ideal, según la obra ‘El poder de las imágenes’ del autor David Freedberg:

“Fue como si se abriera la tierra delante de mí, escribe en sus Memorias. Ella no se arrepiente de nada, ni de su fascinación por Hitler, ni de sus hermosos trabajos sobre el nacionalsocialismo. ‘Por ellos he cumplido una larga penitencia’”.

Fuente: Cinema Universe

En las memorias publicadas en los noventas negó rotundamente haberse afiliado al partido Nazi, sin embargo, sus proyectos quedaron como testigo de su acercamiento al Tercer Reich.