El capitán de la selección mexicana de futbol, Rafael Márquez Álvarez, quien fue acusado por el gobierno de Estados Unidos de ser prestanombres del narcotráfico, ya declaró de manera voluntaria ante la PGR aunque el tema sigue siendo delicado y conforme más avanza el caso hay más implicados.

El Departamento de Tesoro de Estados Unidos publicó que el Estadio León es propietario de uno de los 5 domicilios que aparecen en el documento donde se vincula al defensa del Atlas con el narcotráfico.

Hace 4 meses, el empresario Roberto Zermeño fue ratificado como el dueño del inmueble guanajuatense, por lo que en caso de comprobarse que el Estadio León está involucrado en el caso del narcotráfico, tanto los dueños del club Jesús Martínez y Carlos Slim como la Presidencia Municipal, no serían los principales responsables en atender el caso.

Rafa Márquez ha sido un estandarte del deporte en México pero se encuentra involucrado en un tema delicado e inclusive ya ha perdido su visa norteamericana y podría recibir una sentencia en caso de comprobarse culpable.