Tras ocho meses de haber terminado con Angelina Jolie, Brad Pitt habló por primera vez sobre su divorcio.

En entrevista para la revista GQ Style aseguró que se encuentra más tranquilo y por ello, decidió hablar del tema.

Reveló entre otras cosas, que comenzó con una terapia y dejó de beber.

“Estaba tomando mucho. Había comenzado a ser un problema. Estoy realmente feliz, llevo seis meses”, contó Brad Pitt. 2La verdad, es que podía beber como un ruso bajo la mesa con su propio vodka. Era un profesional. Era bueno”, agregó.

Además aseguró que se fue a vivir con un amigo en Santa Monica porque le resultaba triste estar en su casa ya que le recordaba a sus 6 hijos.

“Me preocupaban mis hijos, que sean objetos de la prensa. Claramente no lo hacen con ninguna delicadeza para proteger a los niños, sino que para vender… eso me duele”, afirmó el actor.