El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, recibió en el Palacio Presidencial a Sharbat Gula, la famosa niña afgana de National Geographic, a la que entregó las llaves de un apartamento en la capital, Kabul.

Actualmente la niña de National Geographic ya no es un pequeña, ya tiene 40 años, cuatro hijos y apenas hace unos días estaba enfrentando la justicia.

Vivía en Pakistán, donde fue detenida e investigada por la presunta falsificación de sus documentos de identidad. Este mismo miércoles fue deportada a su país.

El presidente le otorgó el departamento a Gula ya que consideró “mostró al mundo la cara de los refugiados y de un país golpeado por la guerra”.

“En la actualidad estamos incompletos, porque la mayoría de los afganos son refugiados”, agregó el presidente.

Recordemos que Gula se hizo famosa por su retrato cuando era niña, mismo que se convirtió en la portada de National Geographic en 1985.

La instantánea la tomó el fotógrafo Steve McCurry en un campamento de refugiados y se convirtió en símbolo de los refugiados afganos.