Muchos actores se pueden dar el lujo de escoger sus papeles. Simplemente le dicen a su agente qué quieren hacer y con quién les gustaría hacerlo. Sin embargo, hay ocasiones en las que ni siquiera toda la fama del mundo es suficiente para salvarlos y estos algunos actores que odiaron sus papeles

Muchos actores se pueden dar el lujo de escoger sus papeles. Simplemente le dicen a su agente qué quieren hacer y con quién les gustaría hacerlo. Sin embargo, hay ocasiones en las que ni siquiera toda la fama del mundo es suficiente para salvarlos y estos algunos actores que odiaron sus papeles

de tener que actuar en películas que odiaron.

Jennifer Garner en Elektra

Después del relativo éxito en 2003 de Daredevil, casi todos los involucrados estaban emocionados por el spinoff que se centraría exclusivamente en el personaje de Jennifer Garner, Elektra.

El director y escritor de Daredevil, Mark Steven Johnson comentó haber hablado con Kevin Smith para ayudar con el guion, y Garner – quien es una fan de los cómics originales de Frank Miller – habló en entrevistas acerca de las posibles historias que podía abarcar la secuela

Desafortunadamente incluso los mejores planes salen mal, y Elektra definitivamente salió mal.

Johnson fue remplazado como escritor y director, el filme fue un fracaso en taquilla y fue abucheada por críticos y fans. Incluso Garner le comentó a su ex novio Michael Vartan que la película fue “terrible”.

Mike Myers en The Cat in the Hat

Después de esterilizar la primera película de Austin Powers, Universal firmó con Myers para que este apareciera en una comedia basada en un personaje de Saturday Night Live.

Myers no cumplió con el trato, y el acuerdo al que llegó lo obligó a a aparecer en la siguiente producción de la empresa.

Mike tuvo que dar vida al personaje titular en la adaptación del libro de Dr. Seuss, The Cat in the Hat- Myers no hizo ningún esfuerzo por ser fácil en el set; su co estrella Amy Hill reveló que actuaba como un ermitaño y una diva.

El resultado fue tan malo que Audrey Geisel, la viuda de Dr. Seuss decidió nunca más dejar que Hollywood produjera versiones con gente real de los cuentos de su marido.

 

Channing Tatum en G.I. Joe.

Channing Tatum, de miga Mike y 21 Jump Street ha tenido algunos enormes hits, pero odió trabajar en una de sus películas más exitosas: G.I. Joe: Rise of Cobra.

Durante una entrevista, Tatum comentó que lo “empujaron” a hacer la película, y que tuvo que hacerlo para cumplir un contrato con Paramount Pictures.

Tatum continuó diciendo que era un fan de la caricatura mientras creció, que el guion no era muy bueno y que no estaba seguro si en verdad quería ser Joe.

Natalie Portman en Thor: The Dark World

El casting de Natalie Portman añadió al Universo Cinematográfico Marvel un fuerte golpe al aparecer al lado de Chris Hemsworth en la primera película de Thor.

Cuando fue tiempo de grabar una secuela, la actriz utilizó su fuerte poder en la industria para dejarle clara a Marvel su opinión acerca de cómo dirigen sus negocios.

Al principio se mostraba poco entusiasmada de volver a las cámaras con Thor: The Dark World, pero Portman re encendió su pasión después de que convenciera al estudio de contratar a Patty Jenkins como director.

Su felicidad, sin embargo no duró mucho ya que Marvel y Jenkins no se llevaron nada bien y al final lo dejaron ir, ya cuando Portman había firmado un contrato para la película.

Aunque jamás habló mal del proyecto, estaba muy claro que la actriz no quería estar ahí. Portman no aparecería en la tercera entrada de la saga.

Y ahí lo tienes, los actores que odiaron sus películas son un claro ejemplo de que la fama no siempre te deja hacer lo que tú quieras.